Cómo afectan los impuestos a nuestras inversiones en Bolsa

  • por

Publicado en Clave Bursátil en octubre 2021

Marcos Zocaro

¿Es necesario evaluar la normativa impositiva a la hora de invertir en Bolsa? La respuesta es sí. No sólo debemos considerar la rentabilidad de los diferentes instrumentos que tenemos a nuestra disposición, sino que también es indispensable evaluar el impacto fiscal que cada una de estas opciones puede tener.

Y como si fuera poco con la simple existencia de los impuestos, éstos cambian constantemente. No tenemos, lamentablemente, una aceptable “estabilidad” en el sistema tributario.

Los principales impuestos que recaen sobre nuestras inversiones son Ganancias y Bienes Personales, los que además han sufrido modificaciones recientemente.

Para este año 2021, se ha eximido en el Impuesto a las Ganancias de personas físicas a los intereses de plazos fijos UVA, pero no así a los intereses de plazos fijos en dólares.

Los dividendos también pagan Ganancias: un 7% en el caso de empresas argentinas (las cuales retienen ese porcentaje al momento de efectuar la distribución) y tributarán por una escala que puede llegar al 35% los dividendos de empresas extranjeras.

Y mientras que el resultado por la venta de acciones y bonos argentinos en la Bolsa local está exenta para personas físicas, no lo está (y tributa al 15%) la venta de acciones de empresas en bolsas extranjeras.

Y si hablamos de Bienes Personales, desde este año se exime del tributo la tenencia de obligaciones negociables en pesos (pero no en dólares) y de ciertas cuotapartes de Fondos Comunes de Inversión (aquellos que invierten al menos un 75% en determinados activos exentos).

Siguen exentos los plazos fijos bancarios en bancos locales y la tenencia de títulos públicos argentinos.

Pero no están exentos, por ejemplo, las acciones y los títulos públicos extranjeros. Y es importante destacar que desde la modificación a la Ley de Bienes Personales en 2019, existe una alícuota más elevada en caso de bienes ubicados en el exterior.

Y en ambos impuestos hay mínimos para empezar a tributar: por ejemplo, en Ganancias este monto ronda los $167 mil en 2021 y en Bienes Personales el piso “general” son $2 millones.

Vemos cómo, al decidir dónde invertir, no sólo debemos tener en cuenta los beneficios que promete cada instrumento, sino también los impuestos que recaen sobre ellos, lo que puede variar la rentabilidad final.

Para ampliar: Cursos Nativa

También te puede interesar: Una Bolsa de Impuesto